á volver

            

           Preparadas por la Comisión Episcopal de Catequesis y aprobadas por la L Asamblea Plenaria, las presentes Formulaciones Catequísticas comprometen a todos los obispos en su aplicación al disponer que sean incluidas en los catecismos de Primera Comunión y Confirmación que se editen a partir del 1º de enero de 1986.

 

 

 

             FORMULACIONES CATEQUISTICAS DE LAS

VERDADES DE LA FE

 

 

1.      Creo en un solo Dios que vive desde siempre y para siempre.

 

2.      Dios sabe todo lo que hago y lo que pienso.

 

3.      Dios creó todas las cosas y las cuida para nuestro bien.

 

4.      Dios es amor. Dios es espíritu: No tiene cuerpo como nosotros. Nadie es tan bueno y poderoso como El.

 

5.      El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son tres Personas divinas distintas y un solo Dios. Este es el misterio de la Santísima Trinidad.

 

6.      Dios creó al hombre y todo lo que hay en el cielo y en la tierra. Su amor y su poder no tienen límites.

 

7.      Alabamos a Dios porque es perfecto y por todo lo que hizo para nosotros.

 

8.      Los ángeles son seres espirituales creados por Dios para que lo alaben, lo sirvan y ayuden a los hombres.

 

9.      Los demonios son ángeles que se rebelaron contra Dios, fueron condenados al infierno. Tientan a los hombres para que se condenen como ellos.

 

10. Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, por eso nosotros podemos conocerlo y amarlo.

 

11. Al formarse el cuerpo humano Dios crea el alma espiritual e inmortal.

 

12. Dios quiere que nos amemos unos a otros.

 

13. Dios nos hizo libres y nos dio la Gracia, que es su misma vida en nosotros.

 

14. Dios llama a nuestro corazón cuando admiramos las cosas creadas por El.

 

15. Dios nos habla por medio de nuestra conciencia, por eso nos damos cuenta de lo bueno y de lo malo.

 

16. Dios, nuestro Padre del cielo, nos ama más que nadie.

 

17. Dios, nuestro Padre, nos cuida y escucha.

 

18. Dios es la verdad: siempre cumple su Palabra.

 

19. Dios está siempre con nosotros, por eso debemos creer y confiar en El.

 

20. Adán, el primer hombre, fue infiel y desobedeció al mandato de Dios.

 

21. Adán, al desobedecer, perdió la amistad y la Gracia de Dios para él y para todos los hombres. Esto es el pecado original con el que todos nacemos.

 

22. Dios, para salvar a los hombres del pecado, eligió al pueblo de Israel y así preparó la venida de Jesús.

 

23. Dios ama tanto a los hombres que envió a su Hijo par salvarnos del pecado.

 

24. Dios habla de muchas maneras pero, principalmente, por medio de su Hijo Jesús.

 

25. Jesús es el Hijo de Dios hecho hombre; es verdadero Dios y verdadero hombre.

 

26. El Evangelio enseña lo que hizo y dijo Jesús para que creamos en El y sigamos su ejemplo.

 

27. Debemos amar a Dios sobre todas las cosas, como lo hizo Jesús.

 

28. Por la Fe aceptamos la Palabra de Dios y con la ayuda de su gracia creemos en su enviado Jesús.

 

29. Jesús dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí.

 

30. La Virgen María creyó a Dios y concibió a Jesús por obra del Espíritu Santo, permaneciendo siempre virgen.

 

31. La Virgen María es Madre de Dios porque es Madre de Jesús, el Hijo de Dios.

 

32. La Virgen María es Madre nuestra porque Jesús la entregó como Madre de todos los hombres.

 

33. La Virgen María fue concebida sin pecado original, por eso la llamamos Inmaculada Concepción.

 

34. La Virgen María fue siempre fiel a la Palabra de Dios hasta compartir con Jesús los dolores de la pasión y muerte.

 

35. La Virgen María fue llevada al cielo en cuerpo y alma para estar siempre con Dios.

 

36. La Virgen María, como Madre de la Iglesia, ruega por nosotros para que seamos fieles a Jesús.

 

37. La Buena Noticia es que Jesús murió y resucitó para salvar a todos los hombres.

 

38. Jesús murió en la Cruz por nosotros para que Dios Padre nos perdone los pecados, nos de la vida divina de la Gracia, y nos lleve al cielo.

 

39. Jesús, después de morir en la cruz, al tercer día resucitó.

 

40. La Pascua es la celebración de la muerte y resurrección de Jesús.

 

41. Jesús fundó la Iglesia y envió a los apóstoles para predicar el Evangelio a todos los hombres.

 

42. Jesús subió a los cielos y vive para siempre junto a Dios Padre. Tiene todo poder en el cielo y en la tierra.

 

43. Jesús resucitado nos envía al Espíritu Santo para que recordemos todo lo que El nos enseñó.

 

44. Los mandamientos de Dios se resumen en amar a Dios y amar al prójimo.

 

45. Los mandamientos de la ley de Dios son:

 

1)     Amar a Dios por sobre todas las cosas.

2)     No tomar su santo Nombre en vano.

3)     Santificar las fiestas.

4)     Honrar padre y madre.

5)     No matar.

6)     No cometer actos impuros.

7)     No hurtar.

8)     No levantar falsos testimonios y mentir.

9)     No desear la mujer de tu prójimo.

10)No codiciar los bienes ajenos.

 

46. Jesús dijo: ámense los unos a otros como yo los he amado,

 

47. Cuando morimos, Jesús nos juzga para siempre.

 

48. Si morimos en Gracias de Dios, como sus amigos, viviremos para siempre felices con El en el cielo.

 

49. Al final de los tiempos Jesús volverá glorioso para juzgar a todo el mundo y establecerá el reino de Dios para siempre.

 

50. Si morimos como amigos de Dios y no nos hemos purificado totalmente los pecados en esta vida, pasaremos por el purgatorio.

 

51. Si se muere en pecado mortal, porque no se cumple con los mandamientos de la ley de Dios, se sufre para siempre en el infierno.

 

52. El Espíritu Santo nos une en la Iglesia.

 

53. El Espíritu Santo da vida a todas las cosas y las santifica.

 

54. El Espíritu Santo nos ayuda a vivir como buenos cristianos y a ser santos.

 

55. La Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios que continúa la obra de Jesucristo.

 

56. Jesús fundó a la Iglesia para que anuncie la Buena Noticia y así conozcamos, amemos y sirvamos a Dios en esta vida y luego gocemos en el cielo.

 

57. Todos los bautizados formamos una gran familia: la Iglesia.

 

58. Jesús está presente en la Iglesia y permanece entre nosotros hasta el fin de los tiempos.

 

59. La Biblia es el libro don de está escrita la Palabra de Dios.

 

60. La Biblia nos enseña lo que Dios hizo y dijo para salvarnos.

 

61. Al leer la Biblia debemos también prestar atención a lo que nos enseña la Iglesia por medio del Papa y los Obispos.

 

62. El Papa, sucesor de San Pedro, gobierna a toda la Iglesia en nombre de Jesús y la mantiene unida en la misma fe.

 

63. El Papa, guiado por el Espíritu Santo, es infalible, es decir, no se puede equivocar cuando anuncia las verdades de la fe y de las costumbres.

 

64. Los Obispos, sucesores de los apóstoles, unidos al Papa, conducen y sirven a la Iglesia en sus diócesis.

 

65. Los sacerdotes unidos al Obispo, en el mismo sacerdocio de Cristo, nos ayudan a vivir como verdaderos cristianos.

 

66. Los religiosos son cristianos que dejan todo para consagrar su vida a Dios.

 

67. Los laicos son cristianos que renuevan el mundo cuando viven la fe en su familia y en su trabajo.

 

68. Rezamos cuando escuchamos a Dios y hablamos con El.

 

69. Podemos rezar a Dios Padre como lo enseña Jesús en el Padrenuestro.

 

70. En la oración adoramos y alabamos a Dios por su grandeza.

 

71. En la oración damos gracia a Dios porque nos ama.

 

72. En la oración pedimos a Dios por nuestras necesidades.

 

73. En la oración pedimos perdón a Dios por nuestros pecados.

 

74. La Iglesia  reza a Dios por todos los hombres, para que sean felices como buenos hijos de Dios.

 

75. La Iglesia reza a Dios por todos los muertos, para que entren en la casa del Padre que es el cielo.

 

76. Todos estamos llamados a ser santos cumpliendo la voluntad de Dios.

 

77. La Virgen María y los santos ruegan a Dios por nosotros.

 

78. Dios está presente de manera especial entre nosotros y nos da su Gracia por medio de los sacramentos: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Reconciliación, Unción de los enfermos, Orden Sagrado y Matrimonio.

 

79. El sacramento del Bautismo nos da la vida nueva de la Gracia y nos hace hijos de Dios.

 

80. Cuando somos bautizados el Espíritu Santo nos marca para siempre.

 

81. El Bautismo nos limpia del pecado original y nos hace miembros de la Iglesia.

 

82. En la Confirmación el Obispo nos impone las manos y nos marca con el Santo Crisma para que recibamos al Espíritu Santo.

 

83. Por el Sacramento de la Confirmación el Espíritu Santo nos da fuerzas para dar testimonio de Jesús.

 

84. El domingo es el día del Señor y celebramos la Resurrección de Jesús.

 

85. El domingo los cristianos nos reunimos con alegría en la Santa Misa.

 

86. El sacramento de la Eucaristía es Jesús, realmente presente bajo la apariencia del pan y el vino, después que son consagrados.

 

87. En la Misa escuchamos la Palabra de Dios, damos gracias al Padre, renovamos la muerte de Jesús, proclamamos su resurrección y recibimos la Eucaristía.

 

88. Para comulgar debemos estar en gracias de Dios, o sea, no tener pecado grave y también prepararnos con Fe y no haber bebido, sino agua, ni comido desde una hora antes.

 

89. El pan consagrado, que es el cuerpo de Jesús, se guarda en el Sagrario para la comunión y para ser adorado.

 

90. Por el sacramento de la Penitencia, Dios perdona nuestros pecados y nos reconcilia con El y con nuestros hermanos.

 

91. Pecamos cuando no hacemos caso a lo que Dios nos manda.

 

92. Cuando pecamos, Dios nos llama al perdón y nos ayuda a reconocer nuestras faltas.

 

93. Dios nuestro Padre, quiere siempre perdonarnos, y nos llama al arrepentimiento de nuestros pecados.

 

94. Perdemos la amistad con Dios y su Gracia cuando sabiendo y queriendo no cumplimos algo importante que El nos manda. Esto es el pecado grave o mortal.

 

95. Cuando pecamos gravemente, perderemos la amistad y la Gracia de Dios.

 

96. Para reconciliarnos con Dios tenemos que hacer examen de conciencia, tener dolor por nuestros pecados, no querer cometerlos más, confesar todos los pecados graves, recibir la absolución y cumplir la penitencia que nos da el sacerdote.

 

97. El sacerdote nos perdona los pecados en nombre de Dios y de la Iglesia.

 

98. Por el sacramento de la Unción de los enfermos, Dios alivia al enfermo cristiano.

 

99. Por el sacramento de la Unción de los enfermos, el enfermo arrepentido que no puede confesarse queda perdonado y se une al dolor de Jesús.

 

100.        Por el sacramento del Orden Sagrado, Dios consagra a los Obispos, sacerdotes y diáconos.

 

101.        Por el sacramento del Matrimonio, Dios bendice la unión de los esposos para siempre y les da la fuerza para formar una buena familia cristiana.

 

102.        El Bautismo, la Confirmación y el Orden Sagrado con sacramentos que se reciben una sola vez en la vida.

 

103.        La Vida eterna en el cielo es la alegría junto a Dios después de la muerte.

 

104.        Si estamos unidos a Jesús por la Gracia de Dios, y a nuestros hermanos, ya comenzamos a vivir desde ahora la Vida eterna.

 

105.        Dios nuestro Padre, resucitará al Fin del Mundo nuestros cuerpos.

 

106.        Por voluntad de Dios, todo el mundo será transformado al fin de los tiempos.

 

A esto siguen:

 

1.- Las principales oraciones del cristiano (señal de la cruz, Padrenuestro, Ave María, Gloria, Credo, Salve, Invocación al Espíritu Santo, Actos de Fe, Esperanza y Caridad, Acto de Contrición y Oración al Ángel de la Guarda).

 

2.- La enumeración de:

a)     Las obras de misericordia corporales y espirituales.

b)    Los preceptos de la Iglesia (los mandamientos de la ley de Dios y los sacramentos, ya están en el No. 45 y el 78 de las formulaciones).

c)     Los sacramentos.

d)    Los dones del Espíritu Santo.

 

 

 

L Asamblea Plenaria

San Miguel, 11 de mayo de 1985