Carta de la 180º Comisión Permanente al Administrador Diocesano de La Rioja

21/08/2018

Los Obispos reunidos en la 180° Reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina, envían la siguiente carta al Administrador Diocesano de la Rioja, Pbro. Roberto Enrique Queirolo, con motivo de la inminente beatificación de Mons. Enrique Angelelli, los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville y el laico Wenceslao Pedernera.

 

Buenos Aires, 21 de agosto de 2018.

Señor Administrador Diocesano de La Rioja
Pbro. Lic. Roberto Enrique Queirolo
------------------------------------------------        

Los miembros de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina queremos expresarte nuestra alegría por la inminente beatificación de Mons. Enrique Angelelli, los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville y el laico Wenceslao Pedernera.      

Eran un obispo, un religioso, un sacerdote diocesano y un padre de familia. A todos ellos les cabe lo que un antiguo cristiano escribía sobre los primeros mártires: “Hacen el bien y se los castiga como malhechores, castigados de muerte se alegran como si se les diera la vida” (Carta a Diogneto).        

Conocemos el rigor y la seriedad con que trabaja la Congregación para la Causa de los Santos y adherimos plenamente a los frutos del proceso canónico que concluyó con la declaración del martirio de estos hermanos nuestros.         

El 4 de agosto de 1976, la muerte de Mons. Angelelli coronó una vida de generosa entrega a la causa del Evangelio. Sabemos por sus últimos escritos que él preveía este final y estaba generosamente dispuesto a entregar la vida.        

Hoy necesitamos estos modelos de personas que saben darlo todo en la lucha por los derechos de los más desprotegidos y al mismo tiempo son capaces de promover la comunión y la paz.        

La corrupción pasada y presente, los crecientes sufrimientos de los más pobres y el recuerdo de nuestros propios errores y pecados, nos impulsan a mirar el testimonio de estos hermanos para seguir a Jesucristo con todas las consecuencias.        

Recibí este saludo afectuoso, que te pedimos hagas extensivo a toda la Iglesia que peregrina en La Rioja.                         

Día del Catequista

20/08/2018

Mensaje de los Directores de la Junta Nacional de Catequesis y del Instituto Superior de Catequesis, Pbross. Jorge Trucco y Alejandro Puíggari, por el día del Catequista.

Comunicado de la Comisión de Justicia y Paz, en relación a la agricultura familiar

20/08/2018

Es objetivo permanente de la Comisión Nacional de Justicia y Paz1 trabajar por la superación de situaciones de injusticia, especialmente las que afectan a los grupos de población más vulnerables, por la paz social y el diálogo sincero como camino de encuentro. Entre otras tareas, desde hace años estamos en contacto con organizaciones de la agricultura familiar campesina e indígena de todo el país, con agentes de pastoral que trabajan con familias campesinas, con miembros de instituciones de promoción y con las mismas familias. Así aprendimos a valorar los inestimables aportes de la agricultura familiar en la producción de alimentos, el arraigo poblacional en los territorios, el cuidado y la preservación de los bienes naturales que son patrimonio de todos.

También constatamos los problemas que las aquejan y, dentro de nuestras limitadas posibilidades, procuramos aportar a su superación. Con este espíritu, colaboramos con la Mesa de Diálogo de la Agricultura Familiar mientras funcionó, en el ámbito del Ministerio de Agroindustria; manifestamos ideas y sugerencias a las autoridades; promovimos encuentros entre distintos actores. Con el mismo espíritu, en los últimos meses mantuvimos varias reuniones con funcionarios de la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial y del Ministerio de Agroindustria de la Nación.

La impresión que nos llevamos de los encuentros con las autoridades fue que las políticas de promoción y desarrollo de la agricultura familiar estaban aseguradas y se trabajaba por su mejoramiento. Por eso vemos ahora con preocupación que los equipos técnicos al servicio de las familias de pequeños productores – que son esenciales para el trabajo de desarrollo y crecimiento con estas familias -, sea en los territorios o en reparticiones ligadas al sector, estén siendo reducidos en forma drástica y se haya reducido el financiamiento de varios programas. La consecuencia es que las familias tendrán aún menos cooperación técnica y económica o quedarán totalmente desguarnecidas. También nos preocupa que los canales institucionales de diálogo se hayan debilitado, que la reglamentación de la ley 27118 de agricultura familiar, que podría aportar algunas soluciones, esté tan demorada.

Como lo hemos mantenido siempre, en aquellas coyunturas que exijan restricciones, los costos económicos y sociales no deben recaer sobre los débiles. Por el contrario, en momentos de dificultades, son quienes necesitan mayor protección y apoyo.

Hacemos pública estas preocupaciones que ya manifestamos en privado a las autoridades, esperando que se arbitren alternativas de soluciones concretas para el desarrollo integral de la agricultura familiar, privilegiando el bien común y el diálogo conducente a alcanzarlo, acordes con los tiempos, las urgencias y el deterioro que se está dando en las economías locales, con el riesgo de que los problemas se agraven y se pierda lo logrado.  Todos estamos invitados a “no amar de palabras sino con obras”2.

Buenos Aires, 17 de agosto de 2018


1 La Comisión Nacional de Justicia y Paz en un organismo de la Conferencia Episcopal Argentina
2 Cfr. 1 Jn 3,18

Reunión de la 180º Comisión Permanente (21-23 de agosto de 2018)

17/08/2018

Los días 21, 22 y 23 de agosto, tendrá lugar la 180º reunión la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), que preside monseñor Oscar V. Ojea, Obispo de San Isidro.

Las deliberaciones comenzarán a las 9.00 Hs. Los Obispos a lo largo de estas jornadas tratarán temas vinculados a la tarea pastoral de la Iglesia y trabajarán en el planeamiento de la dinámica y temario de la 116° Asamblea Plenaria, a desarrollarse en el mes de noviembre.

La Comisión Permanente de la CEA está integrada por 22 obispos: Los miembros de la Comisión Ejecutiva, los presidentes de las comisiones episcopales estables y los obispos delegados de cada región pastoral del país. También participan como invitados el obispo presidente de la Comisión Episcopal para Cáritas y el Nuncio Apostólico. 

La Comisión Permanente se reúne de manera ordinaria tres veces al año y, de acuerdo a los estatutos de la CEA, tiene como objetivo mantener “una atención pastoral constante sobre la realidad argentina, tanto general como regional, procurando reconocer en ella los desafíos que presenta a la acción evangelizadora.

Los Obispos se encomiendan a la oración del Pueblo de Dios para que estos días sean fecundos y fortalezcan así la acción evangelizadora de la Iglesia Argentina.

 

COMISION PERMANENTE

COMISION EJECUTIVA

Presidente: Mons. Oscar Vicente Ojea
Vicepresidente 1°: Cardenal Mario A. Poli 
Vicepresidente 2°: Mons. Marcelo Daniel Colombo
Secretario General: Mons. Carlos Humberto Malfa

PRESIDENTES DE COMISIONES EPISCOPALES

Fe y Cultura: Mons. Fernández, Víctor Manuel
Catequesis y Pastoral Bíblica: Mons. Dus, Ramón 
Ministerios: Mons. Fernández, César Daniel
Vida Consagrada: Mons. Fray Azpiroz Costa, Carlos
Liturgia: Mons. D'Anníbale, Miguel Ángel 
Pastoral Social: Mons. Lugones, Jorge
Educación Católica: Mons. Martín, Eduardo E. 
Apostolado de los Laicos y Pastoral Familiar: Mons. Laxague, Pedro María
Comunicación Social: Mons. Barba, Gabriel
Consejo de Asuntos Económicos: Mons. Eguía Seguí, Enrique
Caritas (Invitado): Mons. Tissera, Carlos

DELEGADOS DE REGIONES PASTORALES

Región Buenos Aires: Mons. Mons. Vázquez, Jorge
Región Platense: Mons. Torrado Mosconi, Ariel
Región Litoral: Mons. Santiago, Hugo
Región Noreste (NEA): Mons. Stanovnik, Andrés
Región Noroeste (NOA): Mons. Jiménez, José Demetrio
Región Centro: Mons. Uriona, Adolfo
Región Nuevo Cuyo: Mons. Taussig, Eduardo
Región Patagonia: Mons. Chaparro, Juan José

 

Oficina de Prensa
Conferencia Episcopal Argentina

 

Declaración de la Comisión Ejecutiva: Vale Toda Vida 

09/08/2018

En estas horas, el Senado ha votado el rechazo al proyecto de despenalización del aborto. Como Iglesia hemos participado del debate procurando un diálogo iluminador sin considerar enemigos a quienes pensaran distinto.

Como sociedad argentina nos toca ahora asumir y trabajar las nuevas divisiones surgidas entre nosotros a partir de este proyecto, a través de un renovado ejercicio del diálogo.

Queremos agradecer a tantos hombres y mujeres, a los Senadores y organismos e instituciones que se han pronunciado en defensa de la vida. Agradecemos especialmente el testimonio de los pobres, que siempre nos enseñan a recibir la vida como viene y a saber cuidarla porque es un don de Dios.  

El diálogo ecuménico e interreligioso ha crecido en este tiempo aunando esfuerzos para proteger la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Se trata ahora de prolongar estos meses de debate y propuestas en la concreción del compromiso social necesario para estar cercanos a toda vida vulnerable. Nos encontramos ante grandes desafíos pastorales para anunciar con más claridad el valor de la vida: la educación sexual responsable, el acompañamiento a los hogares maternales surgidos especialmente en nuestros barrios más humildes para acompañar a mujeres embarazadas en situaciones de vulnerabilidad y la atención a personas que han pasado por el drama del aborto. 

Renovamos nuestra esperanza de que #ValeTodaVida, proclamada con entusiasmo y convicción el 8 de julio pasado a los pies de Nuestra Señora de Luján: Que nuestra Madre nos ayude y enseñe a respetar la vida, cuidarla, defenderla y servirla.

 

Buenos Aires, 9 de agosto de 2018

Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina
Presidente: Monseñor Oscar Ojea, Obispo de San Isidro
Vice-Presidente 1°: Monseñor Mario Poli, Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina
Vice-Presidente 2°: Monseñor Marcelo Colombo, Arzobispo electo de Mendoza
Secretario General: Monseñor Carlos Malfa, Obispo de Chascomús

Homilía del Cardenal Poli - Misa por la vida (8 de agosto de 2018)

09/08/2018

Esta tarde nos hemos congregado para celebrar la Eucaristía por la vida. Y en esta fuente de amor y de gracia, queremos pedir a nuestro Padre Dios por la ventura de todos los niños y niñas que esperan nacer en la Argentina.
Pero antes, siguiendo el consejo del Papa Francisco: «Escuchemos a Jesús, con todo el amor y respeto que merece el Maestro. Permitámosle que nos golpee con sus palabras, que nos desafíe, que nos interpele a un cambio real de vida»1.
El Evangelio que hemos proclamado nos ayudará a pedir como conviene porque estamos ante el Evangelio de la Vida y necesitamos que la Palabra de Dios nos toque el corazón y nos ilumine para asumir la causa de los más débiles y vulnerables.
En su camino, Jesús se dirige hacia regiones paganas y una mujer le sale a su encuentro. Seguramente, ella oyó hablar de sus enseñanzas y milagros, y movida por la fuerza que solo las madres saben tener para proteger a sus hijos, salió a su encuentro para pedir la curación de su hija. Aunque la primera respuesta del Maestro fue desalentadora, aquella mujer no se dejó intimidar y después de un cruce de proverbios llenos de significado y picardía popular –donde los hijos son los israelitas y los cachorros los paganos como ella–, la madre persevera en su cometido y atrae la voluntad de Jesús que termina exclamando: «Mujer ¡qué grande es tu fe!». Ella logró lo que solo la fe puede hacer: tocar el corazón compasivo de Jesús, quien termina concediendo el deseo de la curación de su hija. Este pasaje nos deja una enseñanza confortadora: con la fe, nosotros podemos tocarlo a Jesús y recibir la fuerza de su gracia.
San Agustín nos enseña que: «Tocar con el corazón, esto es creer». Y Él se deja tocar porque nos ha dicho: «Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia» (Jn 10,10). El Señor pasa entre nosotros y sigue haciendo el bien y curando a todos (cfr. Hch 10,36).
En esta circunstancia que atraviesa nuestra Patria, también nosotros salgamos al encuentro del Dios de la Vida para exponer nuestro deseo por las dos vidas, la de las madres y los niños por nacer.
Durante meses, en ambas Cámaras Legislativas se escucharon voces a favor y en contra del aborto legal, gratuito y público. Todos tuvieron tiempo para exponer sus puntos de vista y fueron escuchados por los legisladores en un saludable ejercicio de la democracia. Pero los únicos que no tuvieron oportunidad de hacerse escuchar son los seres humanos que luchan por nacer y entrar al banquete de la vida. San Juan Pablo II nos enseñó que: «Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, puede llegar a descubrir el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término, y afirmar el derecho de cada ser humano a ver respetado totalmente este bien primario suyo. En el reconocimiento de este derecho se fundamenta la convivencia humana y la misma comunidad política»2.
Además de nuestras creencias, nos mueve asumir su causa una razón humanitaria: el cuidado de la vida, el principal derecho humano y primer deber del Estado, del que nadie puede sentirse excluido.
En estas horas, los legisladores del Honorable Senado de la Nación debaten el proyecto de ley sobre la «Interrupción voluntaria del embarazo», lo cual supone la despenalización del aborto –con el eufemismo «interrumpir», lo que causa un irreparable efecto–. Lo cierto es que se pretende legitimar, por primera vez en la legislación argentina, que un ser humano pueda eliminar a su semejante. Nos preocupa sobremanera porque sabemos que después de la interrupción no hay nada más, y dejaría sin protección penal la vida de los niños y niñas sin nacer, legalizando la muerte provocada de modo directo de una persona inocente, excluida de la legítima defensa, sin juicio ni proceso, a la que le cabe solo esperar sin salida el fatal desenlace. El corazón y la razón se revelan ante tamaña injusticia, porque los no nacidos tienen derecho de participar de nuestra historia, de pertenecer a una Nación –suelo en que se nace–, donde hay lugar para todos y nadie sobra. No es menos preocupante que jóvenes madres, por motivos que solo ellas conocen y padecen, a veces bajo presión, en situaciones angustiantes, sin trabajo, solas y padeciendo hasta el extremo la incomprensión e indiferencia de su entorno, vean como única salida el aborto, que siempre será un drama, y lejos de ser una solución, con él comienza un camino difícil de llevar en la vida. Ante esta realidad el Papa Francisco nos cambia la mirada cuando nos dijo: «Pero también es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación  o  en  un  contexto  de  extrema pobreza. ¿Quién puede dejar de comprender esas situaciones de tanto dolor?»3. Nos tenemos que hacer cargo de que debemos multiplicar espacios solidarios, de contención y ayuda concreta: que haya casas donde las jóvenes mamás embarazadas sean recibidas con el abrazo materno de mujeres que tuvieron la alegría de concebir, a pesar de todo. Pensamos que así podrán ser acompañadas y aliviadas en sus temores y necesidades concretas, para que puedan cuidarse y cuidar al nuevo ser que crece en ellas. Es un desafío que no podemos postergar, independientemente del contexto que hoy nos ocupa, y que reclama la colaboración de todos los credos y de hombres y mujeres que se sientan movidos a participar en esta noble causa.
En estos días vemos con tristeza que, lo que debiera unirnos, sin embargo, ha sido causa de nuevas divisiones en la comunidad nacional y una vez más, se debilita el equilibrio para mantener la deseada paz y amistad social, sin la cual nos costará más convivir y afrontar los desafíos que tenemos en común.
Es por eso que elevamos nuestra oración a Dios para que inspire luces de sabiduría a los miembros del Senado. Y en respetuosa espera, confiamos en que siempre han legislado para el bien común de los argentinos que representan. Auguramos un fecundo debate parlamentario donde pondrán lo mejor de sus conocimientos y experiencias para llegar a un consenso razonable, que conserve la equidad y salvaguarde el derecho a la vida de todos, en especial de los más débiles e indefensos.
Los que profesamos la fe en Cristo, como la mayoría de los argentinos, anhelamos vivir con justicia, en paz, con un progreso que dé igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos. Por eso decimos que este debate no eclipse ni postergue dar soluciones al principal problema que debiera centrar nuestra atención: los pobres, que hoy suman casi la tercera parte de la población y siguen esperando, no sin sufrimientos y postergaciones, paradójicamente, en la tierra bendita del pan.
Ponemos todas nuestras familias, en especial a las mamás que esperan, al cuidado de nuestra Madre de Luján. Ella supo de pruebas y nos enseña a hacer lo que su hijo Jesús nos dice. A Ella le confiamos a todos los niños nacidos y por nacer.
    
    

1. Gaudete et Exsultate, 66
2. Evangelium Vitae, 2
3. Evangelii Gaudium, 214

 

Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria: Foro Laudato 'Sì

08/08/2018


En el día de la fecha se reunió la Comisión Organizadora del Foro Laudato Sì de las universidades argentinas. Esta idea comenzó a tomar forma durante el encuentro de rectores de universidades públicas y privadas que se realizó en Roma en el año 2017 bajo el auspicio de la CEPaU (Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria). Poco a poco, con el aval institucional del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y del Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP), se logró conformar esta comisión organizadora que hoy ha dado sus primeros pasos en orden a la constitución del foro.

El objetivo de este espacio es promover y alentar la investigación universitaria de temas vinculados a los ejes temáticos del cuidado de la Casa común, según lo que plantea el Santo Padre Francisco en su encíclica. En esta reunión se acordó el modo de trabajo del foro y la constitución de un consejo de redacción que velará por la pertinencia y solidez de las publicaciones del mismo; así como otros aspectos relacionados al mismo.

El comité organizador está conformado por el Lic. Francisco Piñón, como coordinador y los miembros presentes fueron: Dr. Guillermo Tamarit (UN Noroeste de Buenos Aires) y Lic. Fabián Calderón (UN La Rioja) por el CIN y por el CRUP, Dr. Rodolfo de Vincenzi (U. Abierta Interamericana), Dr. Juan Carlos Mena (U. Fasta), Mg. Néstor Blanco (U. Flores), Dra. Georgina Vierci (U. Concepción del Uruguay). De la reunión participaron además Mons. Gustavo Zurbriggen, el Pbro. Lic. Matías Taricco presidente y secretario ejecutivo de la CEPaU respectivamente, y los Dres. Roberto Igarza y Alberto Taquini del Departamento de Pastoral Universitaria, dependiente de la misma comisión episcopal.

DEPLAI: Vale Toda Vida  

05/08/2018

“Nadie debe ser excluido de la fiesta de la vida. La defensa del inocente que no ha nacido
debe ser clara, firme y apasionada”

Francisco. Exhortación Gaudete y Exsultate.

 

Buenos Aires, 4 de agosto de 2018

Estimados hermanos laicos de todo el país:

Nos encontramos transitando las horas previas de un hecho muy relevante para la Argentina: el próximo miércoles 8 de agosto, la Cámara de Senadores de la Nación definirá, por primera vez y en tiempos de democracia, si en nuestro querido país se dicta una ley que legitime la eliminación de un ser humano por otro ser humano.

En estos últimos meses, desde que se inició el tratamiento parlamentario del proyecto de ley de aborto, hemos podido acompañar las diferentes iniciativas que todos ustedes, en las distintas Diócesis, Arquidiócesis, Prelaturas, Instituciones, Movimientos eclesiales y nuevas comunidades, han realizado en favor de la vida. Muchas las conocimos en los Encuentros Regionales, donde nos enriquecimos con espacios dedicados especialmente a reflexionar sobre el lema “Vale toda Vida”. Somos testigos del valor que han tenido esas iniciativas, las encomendamos en nuestra oración, las asumimos y nos alimentamos de la fuerza que ellas conllevan.

Damos gracias a Dios, por la claridad, firmeza y pasión con que tantos laicos (muchos de ellos incluso sin pertenecer a nuestras instituciones eclesiales e incluso de tantos hombres y mujeres que no comparten nuestra fe) han entregado, estos meses, su tiempo y esfuerzo para defender la Vida. Gracias, queridos hermanos, por su testimonio y su ejemplaridad.

El miércoles 8 de agosto no puede ser un día más. En todo el país se están multiplicando las convocatorias para que sea una jornada de oración y vigilia en defensa por la vida. Como DEPLAI queremos hacer propia la Convocatoria de los Obispos a celebrar la “Misa por la Vida” el mismo miércoles 8/8 a las 20 horas, en la Catedral de Buenos Aires. Posteriormente, se realizará una oración interreligiosa protagonizada por mujeres de distintos credos.

Queremos invitar, asimismo, a que todos los laicos de la región metropolitana que buenamente puedan hacerlo (familias, niños, jóvenes y adultos) se movilicen frente al Congreso de la Nación, donde habrá actividades desde las 18 horas para prolongar la vigilia hasta el momento en que se concrete la votación, presumiblemente en horas de la madrugada.

El espíritu que debe animarnos es el de manifestarnos en forma pacífica y serena, con espíritu democrático y tolerante sin caer en la tentación del desaliento o de un vano triunfalismo, cualquiera sea el resultado de la votación.

El miércoles 8 de agosto, es un punto de partida y no de llegada en el camino de la promoción de la Vida. Como lo afirmaron nuestros Obispos, “este último tiempo nos ha servido para reconocer debilidades de nuestra tarea” como Iglesia: la educación sexual integral en nuestros colegios católicos, el reconocimiento más pleno de la dignidad de la mujer y el acompañamiento de las mujeres que se ven expuestas al aborto o han sido traspasadas por dicho drama.

Por tal motivo, tenemos mucho camino por delante y mucho trabajo por hacer. Los invitamos a recorrerlo juntos, sinodalmente y sería de mucho valor si pueden compartir en nuestra página https://www.facebook.com/DEPLAICEA/   las acciones que estén realizando o vayan a realizar en sus Diócesis, Movimientos, Asociaciones, Instituciones, nuevas comunidades, organizaciones u otros. Es nuestra intención socializarlas para que nos ayuden a transformar la realidad de acuerdo a los valores evangélicos.

Los saludamos fraternalmente en Cristo y María.
 

DANIEL MARTINI – Director del DEPLAI
PATRICIA FERNANDEZ – Vicedirectora del DEPLAI
MONSEÑOR JORGE VAZQUEZ – Obispo de Morón y delegado episcopal para el Area Laicos de la Comisión Episcopal de Laicos y Familia.

La Comisión de Pastoral Social expresó su apoyo a la respuesta emitida por Mons. Colombo

02/08/2018

La Comisión Episcopal de Pastoral Social expresa su fraterno e incondicional apoyo a la respuesta  emitida por el Obispado de La Rioja en la persona de Monseñor Marcelo Colombo frente a manifestaciones periodísticas agraviantes respecto de la persona y del martirio de Monseñor Angelelli.

Acompañando fraternalmente al Pueblo de Dios de esa diócesis ante la inminente celebración de la declaración del martirio de este “pastor de tierra adentro” que mostraba el camino de una Iglesia que sale a la búsqueda de los más pobres y excluidos.

La Conferencia Episcopal Argentina acompaña y respalda a Mons. Colombo y a la Iglesia de La Rioja

02/08/2018

CONFERENCIA EPISCOPAL ARGENTINA

La Confererencia Episcopal Argentina acompaña y respalda las palabras que Mons. Marcelo Colombo expresara en la carta titulada: "Consideraciones sobre manifestaciones periodísticas agraviantes".


CORDOBA

Córdoba, 31 de julio de 2018
A Mons. Marcelo Colombo y al Pueblo que peregrina en La Rioja

Reciban nuestra fraterna solidaridad y total adhesión a la "Respuesta diocesana" ofrecida con claridad y caridad por Mons. M. Colombo a la injusta editorial de ayer de La Nación. Hijo de la Iglesia en Córdoba reconocemos en la persona de Enrique Angelelli a un testigo de la fe que nos enorgullece y nos señala el camino del Reino en nuestra patria.

En profunda comunión Arzobispo, Obispos Auxiliares, sacerdotes, diáconos de la Arquidiócesis de Córdoba.

QUILMES

Prot. N0 191/2018

Al Padre Obispo Marcelo Colombo
y al pueblo de Dios que peregrina en la diócesis hermana de La Rioja
____________________________________________
Queridos hermanos y hermanas:
Los sacerdotes del Consejo Presbiteral de la Diócesis de Quilmes, reunidos con nuestros obispos Carlos Tissera y Maxi Margni, hemos leído con profundo dolor e indignación las injurias vertidas sobre la figura de Monseñor Angelelli, expresadas por el Diario La Nación del día de ayer.
También lamentamos y repudiamos la desacreditación del arduo trabajo llevado adelante por quienes se encargaron «del análisis teológico y canónico que precedió a la declaración del martirio» de este insigne pastor y sus compañeros Carlos, Gabriel y Wenceslao.
Asimismo hemos compartido, Marcelo, tus «Consideraciones sobre manifestaciones periodísticas agraviantes», en la que respondés con valentía y claridad, no solo reivindicando la figura de Angelelli, sino llamando la atención sobre las «afirmaciones altisonantes, carentes de sustento salvo el odio y la búsqueda permanente del descrédito de la Iglesia».
Queremos solidarizarnos con ustedes, hermanas y hermanos riojanos, por los ataques recibidos, y asegurarles que este 4 de agosto estaremos unidos, con el corazón puesto en los llanos riojanos, para celebrar un nuevo aniversario de la Pascua de este «pastor de tierra adentro» que fue y sigue siendo Monseñor Angelelli.
Como alguna vez dijera nuestro primer pastor de la diócesis de Quilmes, el Padre Obispo Jorge Novak, Angelelli «demostró estar animado del Espíritu Santo. […] Lo quisieron silenciar con amenazas y con la muerte. Solo lograron transformarlo definitivamente en un profeta que desborda los límites de su diócesis y de nuestra patria, cuya voz seguirá resonando en todos los rincones de América Latina […]».
Hacemos nuestras las palabras del cariñosamente llamado «el Pelado», que han quedado profundamente grabadas en el sentir de la Iglesia argentina, y que siguen siendo más actuales que nunca. «Hay que seguir andando nomás… con un oído en el pueblo y el otro en el Evangelio».

Quilmes, 31 de julio de 2018

DIOCESIS DE RIO GALLEGOS

Errázuriz 53
(9400) Río Gallegos Santa Cruz. Argentina

Río Gallegos, 2 de agosto de 2018

Mons. Marcelo Colombo Arzobispo Electo de Mendoza
Administrador Diocesano de La Rioja Querido Marcelo:

Los sacerdotes de la diócesis de Río Gallegos hemos leído con sorpresa, asombro y dolor el
artículo editorial del diario La Nación del 30 de julio de 2018 sobre la beatificación del Padre Obispo Enrique Angelelli.

Como clero de la diócesis más austral de la Argentina, queremos expresar nuestra cercanía en estos momentos hacía todo el pueblo riojano y hacia vos, como su Pastor.

Reconocemos en el Padre Obispo Enrique Angelelli un "pastor con olor a oveja", muy cercano a los pobres y sencillos, muy al lado de quienes viven en las periferias existenciales, donde se va jugando día a día la santidad del Pastor que da la vida por sus ovejas.

Por eso rechazamos una mirada tan sesgada, como la que propone el artículo editorial citado, donde se cuestiona por un lado el proceso civil - penal, y por otro la rigurosidad del proceso canónico que llevó al Papa Francisco a declarar Beato al Padre Obispo Enrique Angelelli.

Nos adherimos con profunda alegría en nuestros corazones al reconocimiento que la Iglesia hace del Padre Obispo Enrique Angelelli, de los Padres Carlos Murias y Gabriel Longueville y del Laico Wenceslao Pedernera como mártires, testigos valientes del Reino de Dios.

Recibí desde el sur argentino un fraterno abrazo, extensivo a todo el Pueblo de Dios que peregrina en La Rioja. Aseguramos nuestra oración por ustedes en cada eucaristía. Que el ejemplo de los santos nos impulse a dar la vida por el Evangelio.

 

Padre Obispo Miguel Angel D’Annibale,
Administrador Diocesano y Sacerdotes de la Diócesis de Río Gallegos, Provincias de Santa Cruz y Tierra el Fuego.

Contenido del último año:

 

Agenda

©2018 Conferencia Episcopal Argentina
Suipacha 1034 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
(54 -11) 4328-0993/5823/0859/9570