Miles de jóvenes participarán del II Encuentro Nacional de Juventud de Rosario

26/04/2018

A un mes del multitudinario encuentro que reunirá a la Iglesia joven

Llegados de todos los rincones del país, los jóvenes de la Iglesia Católica se reunirán del 25 al 27 de mayo en Rosario en el II Encuentro Nacional de Juventud. “Con vos renovamos la historia”, es el lema que los convoca en este encuentro masivo, al que ya se inscribieron 13.000 jóvenes de todas las diócesis. A un mes del encuentro, se viven con mucha intensidad los preparativos para esta convocatoria multitudinaria que promete ser un hito en la historia de la pastoral juvenil. La inscripción para participar está abierta hasta el 27 de abril, y los que deseen ser servidores pueden inscribirse aún más allá de esa fecha.

“La Iglesia joven se va a hacer presente en Rosario, todas las diócesis del país están representadas en este encuentro. Como nos dijo el papa Francisco, este encuentro tiene que ser para todos y así se está preparando desde hace muchos meses. Llegarán los jóvenes de todo el país, y aunque sean muchos o pocos de cada lugar, eso hará que el mensaje de la Iglesia joven llegue a todos los rincones para poder así seguir renovando la historia. Estamos muy entusiasmados”, explicó Dario Díaz, responsable de comunicación del II Encuentro Nacional de Juventud.

Durante los tres días, los jóvenes compartirán espacios de oración, formación, de escucha de otras realidades juveniles y habrá actividades masivas como la “Peregrinación por la Patria” que se concentrará en el Monumento a la Bandera, el acto y la misa de apertura y un momento musical que se realizarán el viernes. El sábado 26, habrá un gesto misionero y una adoración eucaristía masiva en el Hipódromo. El domingo después del almuerzo se realizará el acto y la misa de cierre como actividades masivas. 

Los organizadores informaron que habrá centros de interés donde se desarrollarán distintas actividades y en los que cada encuentrista deberá anotarse previamente según sus intereses: misión; espiritualidad significativa y transformadora; protagonismo juvenil y compromiso sociopolítico, adicciones y consumo problemático; proyecto de vida; jóvenes y el valor de la propia vida; afectividad y sexualidad; realidades familiares; comunicación y nuevas tecnologías y jóvenes y formación profesional.

“Acá en Esquel, estamos con mucho entusiasmo y muchas ansias”, contó Jeremías Mendoza uno de los jóvenes que viajará desde el sur del país. “El finde pasado hicimos una lota para poder llegar! La otra vez hicimos empanadas... Super entusiasmados”, expresó Paola Ciares Veramendi de Jujuy. Y así se multiplican las iniciativas juveniles para poder prepararse y reunir fondos económicos, pero sobre todo preparándose desde la animación, la formación y la oración.

 

Aquellos que deseen inscribirse o recibir más información, la pueden encontrar en www.enj2018.com y siguiendo nuestras redes: YouTube, Facebook e Instagram

Cuidado del Medio Ambiente: se presenta la Carta Pastoral de la CELAM

25/04/2018

Este jueves 26 de abril a las 15, se realizará, organizada por Comisión Episcopal de Pastoral Social, la presentación de la Carta Pastoral de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM), sobre Estractivismo y la Amazonia y el cuidado en general del medio ambiente en América Latina, en el predio de los Santos Latinoamericanos ubicado en Camino Negro y Quesada (Puente La Noria, contiguo a la UPA), Partido de Lomas de Zamora.

Participarán el obispo de Lomas de Zamora y Presidente de dicha Comisión, Mons. Jorge Lugones, junto con Mons. Fernando Maletti, Obispo de Merlo-Moreno y responsable de la Comisión episcopal de drogadependencia, Mons. Jorge Scheinig, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mercedes-Luján y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social; Marta Arriola, Coordinadora de Cuidadores de la Casa Común; Esteban Castro, secretario general de CTEP; y Daniel Menéndez, Coordinador del movimiento Barrios de Pie.

“Discípulos Misioneros Custodios de la Casa Común, Discernimiento a la luz de la Laudato Si”, es el título de la Carta Pastoral del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) sobre Ecología Integral. En este documento los Obispos latinoamericanos luego de un largo proceso de estudio, debate y construcción colectiva, hacen una re-lectura de la Encíclica Laudato Si, a la luz de los desafíos ecológicos del Continente.

Reunión con asociaciones que trabajan a favor de la vida

25/04/2018

En la tarde de ayer se reunieron en la sede del Episcopado distintos movimientos y asociaciones que trabajan en favor de la vida.

Acompañaron dicha reunión, Monseñor Carlos H. Malfa, Secretario General de la CEA, el P. Gustavo Antico, Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal de Laicos y Familia, el P. Martín Bernal, Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal de Comunicación Social, el P. Andrés Tello de la Comisión de Seguimiento Legislativo, y el P. Máximo Jurcinovic, responsable de la Oficina de Prensa.

Mons. Malfa dio la bienvenida y agradeció el trabajo que cada una de las asociaciones viene realizando en favor de la vida. También pidió trabajar en unidad y realizó un fuerte llamado a la oración y al trabajo en conjunto.

El P. Bernal presentó un informe sobre cómo las distintas acciones de prensa y comunicación que se llevaron a cabo a lo largo de la Asamblea Plenaria. Y aseguró que continuará la campaña #ValeTodaVida.

Por su parte, el P. Antico informó que se sumará próximamente la Comisión Episcopal de Liturgia para aportar sobre el itinerario de oración que se desarrollará entre la Ascensión y Pentecostés. La idea es llegar a todas las parroquias del país.

El P. Máximo expresó el deseo de que todas las acciones en favor de la vida llegue al pueblo de Dios y a toda la Argentina

Luego, los distintos movimientos informaron sobre las acciones que vienen llevando a cabo y sus expectativas para la continuidad del trabajo. Aseguraron que el espíritu es respetar la diversidad, pero siempre trabajar en unidad.

Comunicado del Obispado de San Carlos de Bariloche

24/04/2018

Comunicado de Prensa

Un grupo mapuche del Puel Mapu se acercó a la iglesia Catedral a las 18.30 hs y solicitó hablar con el obispo Juan José Chaparro. Una vez entablado el diálogo, le pidieron que hable con el cónsul chileno por la situación del machi Celestino, quien está detenido y en huelga de hambre en la cárcel de Temuco, Chile. Además, se solicitó al obispo que pregunte al juez Villanueva por el avance de la causa por la muerte del joven Rafael Nahuel.

El obispo, a pesar de no compartir la metodología utilizada, se comprometió a realizar las gestiones pertinentes y a comunicarles el resultado de las mismas, finalizando la reunión a las 20 hs.

 

San Carlos de Bariloche, 24 de abril de 2018

El Episcopado recibió a entidades judías

24/04/2018

Durante la mañana de hoy, miembros de diversas entidades judías fueron recibidos por el Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Oscar V. Ojea, el secretario general del episcopado, Mons. Carlos H. Malfa y el Presidente de la Comisión Episcopal de Ecumenismo y Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones, Mons. Pedro J. Torres, y su secretario ejecutivo, P. Fernando Giannetti.

Para la comunidad judía esta reunión se da en el marco del diálogo judeo-católico, que sirve no sólo para pensar en conjunto sino para interactuar con y por el otro. Este espacio es necesario para proponer desde la diversidad, un canal abierto y durable, como signo para toda la sociedad argentina.

Los  Obispos expresaron la posibilidad de concordar en los 20 puntos o líneas de acción pastoral que promueve el Papa Francisco sobre el tema de los refugiados y migrantes. Los presentes resaltaron la comunión con estos puntos. Además agradecieron al Presidente de la CEA por hacerlos partícipes de dicha propuesta.

Los participantes del encuentro acordaron seguir trabajando conjuntamente para servir a la “Cultura del Encuentro” que el Papa Francisco pide incesantemente.

Por la comunidad judía asistieron Adrián Werthein, Claudio Epelman y Ariel Krengel del Congreso Judío Latinamericano;  Leonardo Chullmir y Daniel Pomerantz  por la AMIA;  Ariel Cohen Sabban, Mario Tanenbaum, Diego Dlugovitzky, Alberto Indij,  por la DAIA.  Por el Seminario Rabínico: Claudio Pszemiarower, Enrique Klein por la Fundación Tzedaka;  Por el Bnei Brith: Boris Kalnick (diálogo Interconfesional), los Rabinos: Isaac Sacca, Abraham Skorka, Meir Szames, y el seminarista Fernando Lapiduz.

Finalmente, el Presidente del Congreso Judío Latinoamericano, Adrián Werthein, agradeció al Mons. Oscar Ojea por su hospitalidad y por “brindar el espacio para profundizar los vínculos y las acciones conjuntas entre ambos credos”.

Nuevo Rector de la Universidad Católica Argentina (UCA)

23/04/2018

Habiéndose completado el período de gestión acordado entre el Rector, Mons. Víctor Manuel Fernández, y el Gran Canciller, Card. Mario Aurelio Poli, se comunica el nombramiento de un nuevo Rector. Se trata del Dr. Miguel Ángel Schiavone, quien ha recibido la confirmación de la Santa Sede para su designación.

Este nombramiento se hará efectivo el próximo miércoles 25, día en que asumirá todas sus funciones. El acto público en el cual se presentará y realizará el correspondiente juramento, será el miércoles 9 de mayo a las 18.30 hs. en el auditorio San Agustín (Alicia Moreau de Justo 1300).

Por otra parte, Monseñor Fernández se despedirá de la comunidad universitaria en la Misa de mañana martes a las 13.00 hs., en la iglesia del Corazón de Jesús, Edificio Santa María, Av. Alicia M. de Justo 1300, Puerto Madero, CABA.

El Dr. Miguel Ángel Schiavone, de 64 años, es doctor en medicina (UBA) especialista en clínica médica y doctor en salud pública. Fue docente en diversas universidades y autor de numerosas publicaciones sobre salud pública. Se desempeñó como subdirector médico del Hospital Fernández (2001-2007), subsecretario de salud de la ciudad de Buenos Aires (2008-2009), presidente de la Sociedad Argentina de Administración Hospitalaria, además de otros cargos en el Ministerio de Economía y en el Ministerio de Salud de la Nación. Últimamente fue decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la UCA. Ha recibido importantes premios, de la Asociación Médica Argentina y de la Academia Nacional de Medicina, entre otros. Será el primer Rector laico de la UCA, después de dos obispos (Derisi y Fernández) y tres sacerdotes (Blanco, Basso y Zecca).

 

La Universidad agradece a Mons. Víctor Fernández, quien en los ocho años de su gestión se ocupó de completar la construcción de los cuatro Campus de la UCA (Buenos Aires, Mendoza, Paraná y Rosario) incluyendo la iglesia mayor de la Universidad. Creó el Vicerrectorado de Investigación e Innovación Académica, la Facultad de Ciencias Sociales, la Sede Colegiales del Colegio “S. Tomás de Aquino” y el Colegio “Papa Francisco” (Mendoza). También abrió la Coordinación de Compromiso Social, que ofrece diversos programas sociales y educativos en villas de Buenos Aires; procuró una creciente presencia pública en el medio ampliando las actividades del Observatorio de la Deuda Social y facilitando espacios de diálogo acerca de las problemáticas de la sociedad. Favoreció la modernización de la Universidad a través de nuevos sistemas y procedimientos, a la vez que promovió la creación de nuevas carreras y departamentos. Alentó especialmente la integración del saber, la cooperación entre las distintas facultades y el trabajo interdisciplinario. Colaborará con el nuevo Rector en tareas de asesoría a la espera de su próximo destino pastoral.

Declaración de la 115° Asamblea Plenaria (Pilar, 16-20 de abril)

20/04/2018

PROPONEMOS UNA MIRADA AMPLIA
VALE TODA VIDA

  1. Los Obispos reunidos en la 115 Asamblea Plenaria del Episcopado Argentino, hacemos nuestra la Declaración de la Comisión Ejecutiva “Respetuosos de la Vida”, del 23 de febrero pasado.
  2. En esta preocupación nos unimos a todos los argentinos, sean o no creyentes, que defienden la vida humana desde la concepción. Agradecemos de corazón a tantas ciudadanas y ciudadanos que con sus testimonios, argumentos y acciones se han destacado en estas últimas semanas como apasionados defensores de toda vida humana.  Ellos son los grandes protagonistas.
  3. Una Nación democrática, moderna y progresista, debe tener la capacidad, el ingenio y la creatividad, de buscar soluciones nuevas que resuelvan los problemas, sin necesidad de matar o “interrumpir” vidas de seres humanos.
  4. ¡Ojalá podamos defender hasta tal punto los derechos humanos, que no se los neguemos a los más débiles y vulnerables! Vale toda vida.  Aún hay mucho por hacer para acompañar y ayudar a las mujeres que viven un embarazo inesperado, en malas condiciones (desnutrición, diabetes, otras dificultades obstétricas no controladas debidamente, situaciones de violencia,  etc.).  Muchas de estas realidades tienen que ver con la pobreza no resuelta.
  5. Esperamos que este debate nos permita dirigir la mirada de manera amplia a diversas situaciones que no deberíamos separar: la defensa del niño por nacer, el respeto a la mujer y el cuidado de su vida, el inmenso valor de la familia y la vida amenazada de tantos argentinos que se debaten en la pobreza y la miseria.  Tanto la Iglesia como la sociedad no hemos hecho lo suficiente al respecto.  Tampoco hemos acompañado de la mejor manera a las mujeres que han abortado en medio de sufrimientos y límites, y padecen en soledad las consecuencias de esta decisión.
  6. Es indispensable recordar la síntesis que nos propone el Papa Francisco, quien nos invita a mirar a todos desde los más pequeños: “La defensa del inocente que no ha nacido, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo. Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación, la trata de personas, la eutanasia encubierta en los enfermos y ancianos privados de atención, las nuevas formas de esclavitud, y en toda forma de descarte. No podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo, donde unos festejan, gastan alegremente y reducen su vida a las novedades del consumo, al mismo tiempo que otros solo miran desde afuera mientras su vida pasa y se acaba miserablemente.” (Gaudete et Exsultate 101)
  7. Alentamos a nuestros legisladores a que se atrevan a soñar una Argentina más grande, superadora de recetas de cuarenta años atrás y a que sean capaces de proponer leyes innovadoras que tutelen tanto la vida y los derechos de la madre como la vida y la dignidad del hijo.  Nos duele que algo tan grande y esencial como defender la vida nos pueda enfrentar o dividir todavía más.  Este momento histórico nos exige luchar codo a codo por los más frágiles de nuestra querida Argentina.

 

Pilar, a los pies de la Virgen de Luján, 19 de abril de 2018

================================================================

Palabras de los miembros de la Comisión Ejecutiva.

Monseñor Oscar Ojea:

Queridos amigos, después de este comunicado pienso que todos aquellos que decimos que defendemos la vida tenemos que revisar nuestro compromiso con los hermanos más necesitados. Tenemos que pensar qué hacemos con aquellas mujeres que están con un embarazo con muchísimo riesgo social. Tenemos que pensar también cómo no excluirlos, ya que queremos la vida del más débil pero también la vida de la madre débil. Y digo débil porque en muchos de nuestros barrios las madres se quedan embarazadas y están solas o son menores o tienen enormes dificultades para continuar el embarazo; entonces de alguna manera ese llamado del Papa Francisco a cuidar toda vida, a no descartar ninguna. Y al mismo tiempo a cuidar particularmente al más débil sin excluir a nadie nos lleva a revisar principalmente nosotros los cristianos, nuestro compromiso con aquellas madres más necesitadas.

Pensamos además que es una oportunidad extraordinaria en nuestro país para poder mejorar leyes que tienen que ver con la adopción y que tienen que ver con el cuidado de nuestras mujeres en zonas vulnerables.

Hemos hablado también los obispos en estos días de muchas cosas que atañen a nuestras responsabilidades pastorales: el cómo continuar adelante con una pastoral de conjunto; hemos reflexionado sobre la cultura posmoderna y el modo de inculturar el evangelio para poder predicarlo mejor y con mayor frescura al hombre de hoy. Hemos tratado el tema de la misión. También hemos hablado en nuestras conversaciones del tema económico, de las asignaciones de los obispos: pensamos algunas alternativas para seguir conversando y para proponerlas también todo lo que tiene que ver con la financiación nuestra y también de otros cultos. En este tema nos comprometemos a seguir trabajando.

No puedo negar que hemos hecho hincapié también en la preocupación por la cuestión social, siempre desde nuestro lugar de pastores. No somos técnicos, no somos políticos, sino desde nuestro lugar. Hemos escuchado al presidente de Cáritas decir que la gente en nuestros comedores aumenta en número. También algunos obispos han hablado de las situaciones de despido y de estar cerca de las familias que viven todas estas situaciones.

Estos temas como pastores y como argentinos los hemos tratado en un clima de escucha y de respeto mutuo.

Cardenal Mario Poli:

El comunicado que acabamos de entregarle refleja el ánimo y el espíritu, también el consenso mayoritario de los obispos argentinos. En el ánimo está no condenar a nadie, sino entrar en un diálogo razonable sobre la cuestión de la vida. Hemos hecho hincapié –también en el documento- en un mea culpa, porque también con una palabra del Papa queremos decir que hemos hecho poco por la protección de la mujer que atraviesa esta situación. Somos conscientes de que podemos hacer mucho más.

Y también tuvimos en nuestro horizonte no solamente a los cristianos, los católicos que somos defensores de la vida sino que hay mucha gente de buena voluntad que también sin pertenecer a una religión por sus convicciones, por su ética, muchas veces por su compromiso profesional también están en esta defensa y amor por la vida; también a ellos queremos dirigirles este comunicado y queremos convocarlos para que con razones, con un dialogo abierto que no cause mas divisiones entre los argentinos sino que nos una también este amor por la vida.

Que nadie se sienta herido o también acusado en esta manifestación que hemos hecho los obispos sino que más bien nos mueve este deseo de poner también en la comunidad nacional un elemento más de razón –también de valores morales, éticos- para unir a  los argentinos.

Cuando decimos “toda vida vale” estamos pensando no solamente en los chicos que que están en las panzas de sus mamás sino en todos aquellos chicos que por distintos motivos –como nos enseñaba el Papa y lo pusimos por escrito en esa nota- están sufriendo alguna especie de marginación: a ellos tenemos que cuidar, ellos son los argentinos que nos van a suceder. Y entonces estamos pensando en las generaciones futuras. En eso queremos convocar a todos.

Monseñor Marcelo Colombo:

Somos obispos de todos el país: desde el norte hasta el sur, del oeste al este, pasando por grandes ciudades, también por grandes extensiones en provincias alejada, pero en todos vibra el mismo interés y amor por nuestra gente. Por eso no estuvieron ajenos algunos temas que son cotidianos: la suba de las tarifas, el cese de algunos planes nacionales para los más pobres y también el cierre de algunos profesorados con el cambio consiguiente de planes educativos en relación con la educación superior. Todos estos temas los hemos querido asumir con la mirada de pastores, preocupados por el bien de nuestros jóvenes y de nuestros pobres.

Rezamos por ustedes, están en nuestro corazón y queremos acompañarlos allí donde estamos.

Monseñor Oscar Ojea.

Les deseamos que Cristo, Vivo y Resucitado, vencedor de toda muerte y su Madre Santa, la Virgen de Luján nos bendigan y nos protejan a todos.

 

Homilía de la Misa de Apertura de la 115° Asamblea Plenaria (Pilar, 16-20 de abril de 2018)

17/04/2018

Con este texto del Evangelio iniciamos la reflexión que nos deja a las puertas del “Discurso del Pan de Vida" (Jn 6,32-71) y que se prolongará durante los próximos días hasta el final de la semana.

En este cap. 6º el evangelista tendrá como trasfondo la salida del Pueblo de Dios de la esclavitud de Egipto caminando por el desierto hacia la libertad en busca de la tierra prometida. En el texto se nos propone un nuevo Éxodo. Jesús se presenta como un nuevo Moisés que alimenta a su Pueblo con un pan superior al maná, ya que no sólo repara las fuerzas en el desierto sino que nos une muy íntimamente a la persona de Jesús por la fe. Esta fe nos permitirá superar las dificultades y contradicciones del camino, el desaliento, el cansancio y la murmuración y culminará siendo profesada muy solemnemente por Pedro al final del capítulo: "Tu sólo tienes palabras de Vida Eterna"(Jn 6,68).

En el trozo que hemos escuchado, después de la multiplicación de los panes, el pueblo se fue detrás de Jesús. La fuerte atracción de su persona ha aumentado después del milagro. Habían comido pan hasta saciarse y querían más. Nosotros, como pastores, somos sensibles a esta búsqueda de Jesús por parte de nuestro pueblo. En esta escena resuena lo que se dirá más delante de los griegos que quieren verlo: "Queremos ver a Jesús" (Jn 12,20). Sabemos que detrás de esta búsqueda subyace un deseo sincero y una auténtica necesidad de Dios. Sin embargo es necesario discernir todo esto, ya que coexisten otros motivos que es necesario ayudar a purificar.

En este caso claramente no trataron de buscar la señal o la llamada de Dios en el signo de la multiplicación de los panes.

En este primer diálogo con la gente, después de haber sido encontrado por ellos en Cafarnaúm, Jesús parece hablar de una cosa y sus interlocutores de otra, como suele relatarnos el evangelio de Juan. El Señor trata de abrir los ojos de su pueblo para que aprenda a leer los acontecimientos y descubrir en ellos el rumbo y el sentido de la vida. Les pide que den un paso más para que puedan entender lo que significa haber comido juntos el mismo pan servido por Él y los invita a trabajar no sólo por el pan que perece sino por el alimento que permanece. Está abriendo para nosotros un horizonte nuevo de vida. Entonces le preguntan: "¿Qué obras debemos hacer para trabajar en lo que Dios quiere? Y Él les contesta: “La obra que Dios quiere es ésta: Que crean en Aquel que Él ha enviado”.

¿Cómo ilumina este texto nuestra Asamblea?

A. En primer lugar pensemos en el proceso que hace la gente en el relato de Juan y el proceso que hace nuestra gente hoy.

El martes por la tarde comenzaremos a reflexionar sobre la cultura del hombre y la mujer argentinos y la post modernidad. ¿Cómo somos? ¿Qué pensamos? ¿Qué sentimos? ¿Cómo trabajamos? ¿Qué valores tenemos? ¿Cuáles son las raíces de nuestra cultura e identidad en nuestro caminar histórico con luces y sombras? En esta travesía por el desierto, imagen de nuestra vida, caminamos con la carencia de muchos bienes pero también con la abundancia nociva de muchos otros. Con alimentos que sacian y otros que no sacian o lo hacen temporariamente. Nuestro pueblo, como aquella multitud que busca a Jesús, a veces sintoniza profundamente con su mensaje; otras veces, respirando una atmósfera cultural propia de esta sociedad de consumo híper individualista, no lo entiende o lo entiende poco o lo entiende mal.
Nosotros debemos mirar detenidamente estos procesos para comprenderlos, en orden a dialogar de un modo más claro, sencillo y cordial -como enseñaba el Beato Pablo VI en Ecclesiam suam- con la cultura del hombre y la mujer de hoy, de los jóvenes de hoy, y darnos un tiempo para este aprendizaje.

B. En segundo lugar debemos discernir en estos procesos con claridad una cultura de la vida que se debate con una cultura de la muerte, como lo enseñaba San Juan Pablo II.

En LS el Papa Francisco nos propone una ecología integral que incorpore las dimensiones humanas y sociales.

En un universo en el que todos estamos relacionados y somos interdependientes se destaca la primacía del cuidado de la vida que se nos regala como don de Dios en esta casa común.

En este contexto nos dice en la Encíclica: "Dado que todo está relacionado tampoco es compatible la defensa de la naturaleza con la justificación del aborto. No parece factible un camino educativo para acoger a los más débiles que nos rodean que a veces son molestos e inoportunos, si no se protege a un embrión humano aunque su llegada sea causa de molestias y dificultades". (LS 120).

No se trata entonces de segar las fuentes de la vida sino de preparar cada día mejor un lugar en ese banquete para todos los que están invitados a él. De llevar al extremo nuestro compromiso social para construir un mundo sin excluidos.

Los seres débiles que nos rodean son el niño y la madre en riesgo de abortar; porque es menor, porque es pobre o porque está sola. A menudo en nuestros barrios se trata de dos niños: la madre casi niña y el niño o niña por nacer.

La preocupación por la vida no atañe sólo a su comienzo. Es nuestro don fundamental y lo tenemos que resguardar siempre y en sus diversas manifestaciones. No podemos darnos la vida a nosotros mismos, pero en cambio estamos llamados a cuidarla. A cuidar nuestra vida y la de los demás. Leemos en la reciente Exhortación Apostólica de Francisco sobre la Santidad: “También es nocivo e ideológico el error de quienes viven sospechando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularista, inmanentista, comunista, populista. O lo relativizan como si hubiera otras cosas más importantes o como si solo interesara una determinada ética o una razón que ellos defienden. La defensa del inocente que no ha nacido, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo. Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación, la trata de personas, la eutanasia encubierta en los enfermos y ancianos privados de atención, las nuevas formas de esclavitud, y en toda forma de descarte. No podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo, donde unos festejan, gastan alegremente y reducen su vida a las novedades del consumo, al mismo tiempo que otros solo miran desde afuera mientras su vida pasa y se acaba miserablemente.” (GE 101)

El Papa retoma el tema de los descartables en esta sociedad. A la preocupación por el carácter sagrado de la vida por nacer, añade la solicitud por cada vida humana. La del anciano y del enfermo...y también podríamos decir la vida de aquella persona cuyo modo de ser y su discurso tanto nos molesta porque o no piensa como nosotros o no siente la vida, la iglesia o el país como nosotros.

Ha comenzado a instalarse entre los argentinos una fuerte violencia verbal que se canaliza principalmente en las redes sociales y en algunos medios de comunicación. Reina un espíritu de sospecha de unos hacia otros y se recurre continuamente a la descalificación.

El Papa insiste mucho en la gravedad de la difamación y la calumnia. Calumniar a una persona es un modo de matarla, matando su honor. De este modo se mata la confianza que otra persona puede tener en él o en ella. Se mata la caridad, que es el vínculo de los cristianos y se mata la paz y la alegría, creando en la sociedad un clima de discordia y de violencia.

C. En tercer lugar el texto nos ilumina sobre nuestro rol en el peregrinar con nuestro pueblo.

El Santo Padre nos dice en EG: "El obispo siempre debe fomentar la comunión misionera en la Iglesia diocesana siguiendo el ideal de las primeras comunidades cristianas donde los creyentes tenían un solo corazón y una sola alma (Hechos 4,32). Por eso a veces estará delante para indicar el camino y cuidar la esperanza del pueblo, otras veces estará simplemente en medio de todos con su cercanía sencilla y misericordiosa y en ocasiones deberá caminar detrás del pueblo para ayudar a los rezagados y sobre todo porque el rebaño mismo tiene su olfato para encontrar nuevos caminos"(EG31)

En el camino de la comunión misionera estamos llamados al lugar del discernimiento examinando cuidadosamente los signos de este tiempo (GS 4) detectando los signos de vida, acompañando la acción del Espíritu en la historia y desalentando y desenmascarando los signos de muerte. Para ello debemos ser auténticos hombres del Espíritu, dispuestos a discernir en la oración estas actitudes en nuestras comunidades. Cristianos con Parresía, que nos dejemos interpelar por la historia sosteniendo la mirada siempre nueva de la fe aún en medio de la incertidumbre de una cultura de cambios vertiginosos que nos toman a muchos de nosotros con unos cuantos años pero con el deseo de renovarnos con la juventud del Señor.

Jesús Resucitado también nos mira hoy a los ojos y nos dice “Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece hasta la Vida eterna” (Jn 6, 27)

Que María de Luján, Patrona del Pueblo argentino, interceda por nosotros para que podamos hacer un buen discernimiento a fin de ofrecerle plenamente a nuestro pueblo, el Pan que da la vida eterna.

En estos momentos dramáticos que viven una vez más nuestros hermanos de Medio Oriente queremos poner también en el corazón de la Madre nuestra oración por la paz y por un profundo cambio en el espíritu de los que tomas las decisiones que pueden conducir a la guerra.

+ Oscar V. Ojea
Obispo de San Isidro
Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina

Temario de la 115º Asamblea Plenaria

15/04/2018

Del 16 al 20 de abril se realizará la 115° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, en la Casa de Ejercicios El Cenáculo (La Montonera) en Pilar. La Asamblea Plenaria de un episcopado es un encuentro en el que además de ponerse en común la tarea pastoral con las alegrías y dificultades de todas las iglesias diocesanas del país, se da lugar a momentos de fraternidad y de oración entre todos los Obispos.

Las sesiones se iniciarán el lunes por la tarde con el habitual intercambio pastoral, en el que los obispos comparten entre sí inquietudes y reflexiones pastorales en torno a temas diversos. A las 19.30 hs., se celebrará la Misa de Apertura, presidida por Mons. Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal.

La jornada del martes se dedicará a considerar la Realidad cultural de Argentina en la posmodernidad, a cargo de la Comisión Episcopal de Fe y Cultura. También expondrá la Comisión Episcopal de Laicos y Familia; este equipo de la CELAF compartirá un informe y un posterior intercambio sobre las acciones realizadas en el ámbito pastoral y en el de la comunicación para la campaña #ValeTodaVida. 

El miércoles continuará el tema de la Comisión de Fe y Cultura, y por la tarde los Obispos analizarán un eventual camino pastoral para el resto del trienio 2017-2020.

El jueves por la mañana los Obispos conocerán pormenorizadamente la situación de los Refugiados y Migrantes, con un invitado que les hablará de los pactos mundiales y las acciones que se están llevando a cabo. Por la tarde, se presentará un informe la Comisión Episcopal de Educación Católica. Más tarde habrá un tiempo para la reunión de las Comisiones Episcopales.

El viernes, último día de la Asamblea, se realizará la elección de los delegados que asistirán al Sínodo de Obispos, que se reunirán en Asamblea en octubre de 2018 sobre el tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. También expondrá la Comisión Episcopal de Catequesis y Animación Bíblica y la de Ministerios.

Pedimos al Pueblo de Dios que rece por los frutos de este encuentro de sus pastores, y por los frutos de la misión de la Iglesia en la Argentina encomendada a ellos.

Según su estatuto, “la Asamblea Plenaria es el órgano primario y principal de la Conferencia Episcopal que expresa de forma particular el afecto colegial de sus miembros” y se realiza dos veces al año.  Están convocados 89 obispos (diocesanos, coadjutores, auxiliares) y 2 sacerdotes Administradores Diocesanos; e invitados 37 obispos eméritos, el nuncio apostólico y un obispo electo.

A 10 Años de la Sanción de la Ley contra de Trata de Personas

13/04/2018

La Comisión Nacional de Justicia y Paz reunió a especialistas y personalidades destacadas en la materia

“Invito a todos los ciudadanos y las instituciones a unir fuerzas para prevenir la trata y garantizar la protección y asistencia a las víctimas”. 
Papa Francisco 7/2/18

Este miércoles 11, con motivo de la conmemoración de los 10 años de la sanción de la Ley N.º 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas, se realizó la reunión ampliada del Equipo No a la Trata de Personas dependiente de la Comisión Nacional de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina.

La reunión que se realizó en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina, congregó a especialistas y diversas personalidades, quienes realizaron balance en términos de logros y desafíos en la materia. Encabezaron la reunión Monseñor Carlos Malfa, Secretario General de la Conferencia Episcopal Argentina, Monseñor Fernando Maletti, obispo de Merlo-Moreno y titular de la Comisión Nacional de Adicciones Drogadependencia y Monseñor Hugo Salaberry, obispo de la Diócesis de Azul y presidente de la Comisión Episcopal para los Migrantes e Itinerantes. Estuvieron presentes el Comisario Pablo Bruni de la Policía Federal Argentina, Silvina Penella de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Dra. Claudia Fernández, Fiscal de la Provincia de Buenos Aires, Mercedes Assorati de la ONG Esclavitud Cero, Ana Chávez miembro de la red Pidhdd, la Dra. Eleonora Weingast, relatora letrada de la Procuraduría de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires y el Dr. Marcos Parera, Procuraduría de Trata y Explotación de Personas del Ministerio Público Fiscal de la Nación.

Los presentes valoraron los avances realizados por el Estado Nacional y destacaron las provincias que avanzaron en sus propias legislaciones. Asimismo, se realizó una lectura de situación en términos de los desafíos para los próximos años. Sobre la valoración positiva de los logros en materia institucional, judicial, social y cultural, se realizó una lectura crítica de situación en las que se destacan la necesidad de mayor articulación interinstitucional, creación de una red de refugios a nivel nacional, mayor celeridad en la asistencia y seguimiento de casos, más celeridad en los procesos judiciales, articulación federal e institucional para un sistema de información estadística riguroso, y la reglamentación completa de la Ley.

El Equipo No a la Trata es un espacio interreligioso donde confluimos laicos y religiosos que trabajamos desde nuestros ámbitos de acción en la lucha contra la Trata de Personas. Fue creado en el año 2013, cuando la Comisión Nacional de Justicia y Paz nos convocó con el fin de articular acciones, intercambiar perspectivas y contribuir a poner en agenda esta grave problemática.

En los últimos años hemos emprendido acciones de manera coordinada, en distintos lugares. Además, realizamos actividades en el marco de los días de acción y sensibilización que integran el calendario internacional.
 

Contacto: equiponoalatrata@gmail.com

Contenido del último año:

 

Agenda

©2018 Conferencia Episcopal Argentina
Suipacha 1034 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
(54 -11) 4328-0993/5823/0859/9570